Los gatos a igual que los perros y otros animales tienen su intolerancia y alergia a ciertos tipos de alimentos.

No todo es válido para dar de comer a tu gato. Acuérdate que no es porque le gusta que es necesariamente bueno para la salud del gato.

Una gato no es omnívoro como muchos podemos pensar, por su naturaleza como felino es carnívoro.

A la hora de aplicar una dieta para el gato tienes que tener en cuenta todos los alimentos que no se le puede dar ni por activa ni por pasiva. Aquí se trata de cuidarlo y dar una vida sana por muchos anos.

También te puede interesar: ¿Los gatos pueden comer comida para perros?

¿Cuáles son los alimentos que no se pueden dar a un gato?

Ciertas frutas como naranjas, limones, aguacates y uvas no tiene que comer el gato

Estas frutas pueden tener consecuencia muy negativas para el gato.

Los cítricos, debido a su acidez, como naranja y pomelo causan problemas gástricos como diarrea y dolores estomacales. Aunque no este en el contexto de la fruta, también queremos decir que el vinagre produce los mismos problemas debido a su alta acidez.

Las uvas a igual que las pasas,  pueden provocar problemas renales serios.

Los aguacates tienen persina, un fungicida muy tóxico para el gato. Además es muy rica en grasa lo que puede provocar una pancreatitis a tu gato.

El chocolate, la cafeína y el té son perjudiciales para el gato

Entre los alimentos prohibidos para gatos, hay que destacar estos 3 productos el café, el chocolate en tableta como polvo y todo tipo de té negro, verde, rojo, etc… son muy nocivos para la salud del gato.

Contienen sustancias muy tóxicas conocidas como teobromina. Esta sustancia acelera el ritmo cardíaco del animal, lo que puede producir vómitos, úlceras y mal estar intestinal como diarrea, incluso pueden llevar a la muerte al gato con convulsiones.

Frutos secos prohibidos para gatos

El gato en el momento de la ingesta de los frutos secos su estómago no lo tolera bien, lo que le puede provocar fallos renales, diarreas y todo otro tipo de fallos digestivos. Este momento es el alto contenido de grasa que tienen los frutos secos.

Comida canina no apta para gatos

Si hay matices en pienso para perros y piensos para gatos en el mercado de consumo es por algo. Un pienso preparado para gatos no tiene las mismas propiedades que el de perro. De la misma manera, nos referimos a los patés.

Piensa que la comida de perros carece de taurina o ácido arquidónico. Estos componentes son necesarios para el gato y sus carencias pueden ser negativos para la salud del gato.

Recuerda que un felino no es un canino, no tienen la mismo fisiología ni tolerancia a los alimentos.

La leche nunca hay que dar al gato, también cualquier producto lácteo

Su intolerancia provoca problemas gástricos como diarreas, vómitos y dolores estomacales.

Las gatos pasado el periodo de lactancia con su madre no pueden volver a tomar más leche ya que se vuelven intolerante a la lactosa.

Pescados crudo con espinas pueden ser mortales para el gato

Lógicamente el pescado en sí es de lo mejor que puedes dar al gato, pero aquí lo que nos preocupa son las espinas por su forma puntiaguda pueden provocar daños graves en el sistema digestivo del gato. Aquí no entramos en el debate si es mejor o no cocinado, eso si siempre sin sal.

Carnes con huesos pequeños pueden ser mortales para el gato

A igual que el pescado crudo con espina, estamos en la misma problemática que son los huesos puntiagudo. Esto puede ser mortal y irreversible. Como ejemplos son los huesos de aves como pollos y pavos.

Tu mismo lo puedes comprobar cuando te comes tu trasero de pollo, esos huesos puntiagudos que contienen.

Lo que si le puedes dar el pollo o pavo sin huesos. Siempre tendrás que hacer el proceso de quitar los huesos de forma muy disciplinada y concienzuda.

Alcohol y droga prohibidos dar a los gatos

A muchos de vosotros os sorprenderá mencionar estos 2 productos en este artículo ¿Verdad? Pues, normal a primera vista.

Pero si lo mencionamos es por que desgraciadamente la inconsciencia de mucha gente lleva a ver casos de gatos con ingesta de alcohol a igual que drogas.

Cuando hablamos de alcohol, nos referimos a bebidas alcohólicas, como ejemplo, cerveza y vino. Estos productos pueden producir incontinencia urinaria llegando hasta la muerte.

Las drogas como marihuana son extremadamente tóxicas para el gato.

No puedes jugar con dar drogas, ni alcohol a un gato con el mero hecho de a ver que pasa. Por favor se consciente y amigo de tu mascota. La diversión puede acabar en desgracia.

La sal y el azúcar prohibidos para los gatos

Todos los excesos son malos para los gatos. En caso de embutidos o platos caseros (Plato de comida humana) pueden tener demasiada sal y por inercia, como queremos agradar a nuestra mascota, le damos esos alimentos.

Los excesos de sal pueden provocar problemas renales, incluso pancreatitis en tu gato. Te recomendamos antes de dar cualquier embutido a un gato como jamón york, chorizo, etc… sacar tus propias conclusiones en base al sabor a salado. Tu mismo podrás saber si tiene no mucha sal. Aún así, nosotros no recomendamos dar ningún embutido, ni otro producto procesado para humano a un gato.

Respeto al azúcar y los dulces, los problemas más comunes que puede tener un gato son insuficiencia hepática o exceso de insulina, enfermedad traducida en xilitol. Recuerda que los dulces, a igual que los embutidos, son productos procesados y en exceso pueden ser muy nocivos para tu mascota. También hay casos de  que puede provocar vómitos y pérdida de coordinación.

Algunas verduras como apio, puerro, ajos, cebollas, patata o tomate peligroso para el gato

La cebolla, chalota, ajo, puerros, cebollino, apio y otras verduras pueden destruir los glóbulos rojos y causar anemia crónica. Esta causa es debida al alto contenido de tiosulfato.

El tomate, al contener solanina y tomatina, es tóxico para el gato. A más verde esté el tomate más tóxico será para el gato.

La patata en si no es tóxica, lo que si tiene su peligro para el gato son los brotes verdes, las hojas y el tallo. A igual que el tomate, estos elementos contienen solanina. Al hervir la patata, esta sustancia desaparece.

Por normas generales, las verduras no son aptas para los gatos debido al sistema digestivo que tienen. Su tracto digestivo es muy corto para poder digerir correctamente las verduras.

Ante cualquier duda sobre la alimentación para gatos, siempre mejor consultar con el veterinario de confianza y asegurarte de que tu gato está comiendo de forma correcta y segura.