cómo saber si mi gato tiene calor

¿Cómo saber si mi gato tiene calor?

El calor y los gatos no son una combinación muy adecuada que digamos, ya que estos animales suelen padecer bastante las altas temperaturas. El ambiente perfecto para un gato es aquel que está a una temperatura de entre 15 y 25 grados centígrados, si sobrepasa los 30 grados, ya estamos en problemas. Si quieres aprender a detectar cuanto tu gato tiene calor, en este artículo te tenemos toda la información al respecto.

¿Los gatos sienten calor?

Efectivamente, al igual que un ser humano, un gato al estar expuesto a un ambiente caluroso y altas temperaturas, padecerá calor.La sensación de calor en un gato ocurre cuando este no logra disipar más calor del que está produciendo, similar a nosotros. Al estar en un ambiente en esas condiciones, lograr enfriar su cuerpo les resulta algo bastante complicado.

En un ambiente caluroso, un gato tiende a ser más inactivo de lo habitual, lo que le impide disipar el calor correctamente. Es algo contraproducente, pero desde nuestro entorno debemos hacer algo para que nuestra mascota salga delante de esa situación.

Señales de que tu gato tiene calor

Si un día las altas temperaturas invaden tu casa, será importante notar si tu gato tiene calor para actuar al respecto. A diferencia de los humanos, los gatos no sudan por todo su cuerpo (una señal bastante notoria de calor en nosotros), ellos tienen sus glándulas sudoríparas en las patas.

Cuando tu gato tiene calor, este comenzará a beber mucha más agua de lo habitual para intentar regular la temperatura. Seguidamente, podrá verse más inactivo y notarás cierta debilidad en sus movimientos y agilidad en general. Una señal bastante clara de que un gato tiene calor puede ser vista en su lengua, si esta está de un tono azul/morado, definitivamente tiene calor.

También te puede interesar: ¿Por qué duermen tanto los gatos?

Si lo ves acicalarse de forma excesiva o una producción masiva de saliva también pueden ser señales de que tu gato tiene calor. En algunos casos, el gato presenta temblores musculares, algo complicados de apreciar. Si notas estos síntomas, intenta refrescar el ambiente antes de que se torne insoportable para él.

En los peores casos, cuando el calor se vuelve extremo, el gato puede llegar a alcanzar una temperatura superior a los 39 grados y padecer lo siguiente:

  • Vómitos.
  • Dificultades para mantenerse en pie.
  • Temblores.
  • Cambios en la respiración.
  • Erupciones.

Así que, mucho cuidado con tu felino en verano, no querrás que nada de esto le suceda.

Medidas preventivas para evitar el calor en tu gato

Si quieres aprender a controlar el calor en tu gato, puedes seguir estos consejos:

  • Si tienes una terraza o balcón, llévalo hasta allá, con un mayor flujo de aire será más tolerable el calor.
  • Mantén la taza del agua llena y limpia.
  • Humedece su cuerpo en caso de que notes las señales de que tiene calor.
  • Evita que tu gato tenga sobrepeso, ya que esta condición les afecta mucho durante los momentos de calor.

Ahora sí, ya tienes todo preparado para cuidar a tu gato en épocas calurosas y no dejar que sufra de calor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *