Saber si es buena una fruta u otra para perros es en muchos casos complicado saberlo.

Por eso es imprescindible, antes de proponerse a dar cualquier fruta a su perro consultarlo con su veterinario de confianza o también hacer una búsqueda exhaustiva en buscadores contrastando varias fuentes y sus orígenes.

Aquí en este artículo, la gran pregunta es: «¿El perro puede comer fresas?

Pues si, sabiendo que son los frutos rojos más consumido en el mundo entero con pocas calorías y muchos beneficios para el perro.

No obstante, tienes que tener en cuenta la fructosa que tiene la fresa lo que te obligará a controlar la cantidad dada a tu perro. El contenido de azúcar de una fresa es de 7,5 gramos por cada 100 gramos.

Los veterinarios recomendarán siempre no dar más del 10-15% de la dieta total diaria a tus perros en frutas ya que mucho exceso también puede conllevar a enfermedades crónicas como diabetes.

Tampoco es conveniente dar a tu perro todos los días fresas, es recomendable variar su menú cada día proporcionado a diario diferentes frutas como por ejemplo la manzana. Otra sabrosa fruta que le dejará feliz.

También te puede interesar: ¿Los perros pueden comer manzana?

¿Qué beneficios tiene la fresa para el perro?

Está claro que ante elegir una fruta o una golosina (chuches caninos) para tu amigo canino, la elección es más que clara si quieres cuidar su salud. Además volvemos a resaltar que las fresas son bajas en calorías y nada menos que mejor e importante en aportaciones vitaminicas.

Las vitaminas y propiedades que tiene una fresa son:

  • Vitamina C
  • Vitamina B1 (Convertidor de carbohidratos en energía)
  • Vitamina B6 (Necesario para formación de glóbulos rojos)
  • Vitamina K (Fortalecedor de los huesos)
  • Aumenta las defensas del perro (Sistema inmunitario)
  • Rico en minerales como magnesio, cobre, hierro, fósforo, manganeso y silicio
  • Antioxidante lo que retrasa el envejecimiento
  • Gran aportación de fibras

A destacar también el alto contenido de agua en una fresa, hablamos de un 90% de agua en cada fresa, lo que es perfecto para hidratar a los perros.

¿Cómo dar las fresas a un perro?

Como te puedes imaginar la creatividad es grande para dar fresas a un perro.

Ante todo, las fresas tienen que ser frescas y de procedencia con garantías de calidad. Piensa en el momento de comprarlas como si fueran para ti.

Un truco sencillo y perfecto para dar las fresas a los perros es cortar las fresas finitas, limpiando toda capa oscura, podre y , por supuesto quitar las hojas. La zona de las hojas suele ser muy ácida lo que no le agradará a tu perro, así que mejor no dársela.

Recordamos que no es una comida única diaria y que puede exceder el 10-15% de su dieta diaria. Además es conveniente variar a diario esas frutas como sandía, melón, manzana y plátano.

También aunque se diga que el perro puede comer fresas, eso no quiere decir que algunos perros no sean intolerantes o alérgicas a ellas. Por eso, tendrás que estar siempre pendiente de los excrementos que tenga ese mismo día después de comer las fresas o cualquier otra fruta.

Ante cualquier duda o aclaración sobre la alimentación para perros es conveniente verlo con tu veterinario de confianza.