por qué un gato necesita un rascador

¿Por qué un gato necesita un rascador?

Uno de los elementos de la naturaleza felina es el rascado. A los gatos les encantan los postes para rascar, y cuando no están a mano (o no cumplen con los estándares de calidad para gatos), arañan cualquier cosa que pueda atrapar sus garras: un sillón, sofá, pared e incluso alfombras. ¿Por qué el gato araña y cuál es la justificación de esta necesidad desde el punto de vista del comportamiento felino? A continuación, te lo decimos:

Mucha gente asocia el rascador principalmente con la protección de los muebles contra las garras y su abrasión. ¿Cuál es el papel del rascador en términos del comportamiento del gato?

Los gatos se comunican principalmente por el olfato y en su mayoría son notificaciones sobre cómo asustar a otros gatos del territorio de nuestro ronroneo. La principal vía de transmisión de este tipo de mensajes es a través de la orina y marcando con ella superficies verticales en el exterior, pero también a través del sistema de cajas de arena de nuestra casa. Gracias a esto, los gatos pueden cruzarse en el campo y usarlo juntos en diferentes momentos del día.

Otra forma de conversación libre de conflictos con otro gato es arañar varios objetos, árboles, arquitectura del jardín, etc. en los caminos de los gatos. Hay áreas de sudor y olor en las almohadillas para los pies. Podemos observarlos durante una visita al médico, cuando el gato se pone nervioso y deja una huella húmeda en la mesa del consultorio. Un gato, por ejemplo, al rascar un trozo de tabla en una cerca al lado del camino de un gato deja un rastro de olor (de los cojines), visual (se pueden ver rasguños), y cuando rasca en presencia de otro gato – el otro gato escucha el sonido característico en sí.

¿Por qué a los gatos les gusta tanto rascar?

El rascado de los gatos en el campo se traslada a nuestros hogares exactamente de la misma forma. Arañar es siempre un mensaje para otros gatos, tanto para aquellos con los que el gato vive en la casa como para todos los que se ven fuera, a veces incluso hipotéticamente. Gracias a esta marca, los gatos pueden compartir un territorio en diferentes momentos. También es una forma de estirar los músculos de los dedos, patas, espalda y quitar las partes muertas de las garras (escamas).

Los gatos marcan su hogar asilo principalmente en lugares en los que contactan con el mundo exterior, es decir, donde pueden ver gatos extraños (ventanas) u oler de forma desconocida (puerta de entrada en los pasillos de bloques por donde pasean los perros; puertas de casa marcadas por gatos que caminan libremente). Debe recordarse que también traemos olores que molestan a los gatos, en nuestros zapatos, bolsos, chaquetas. Otros lugares de marcado importantes para los gatos son los lugares para dormir (¡nuestro sillón!), el descanso, la observación y las principales vías de comunicación de la casa.

¿Por qué vale la pena cuidar un buen rascador en casa? Si el gato no puede marcar su presencia en el territorio rascándose, puede comenzar a crearlo. Esto puede aplicarse a lugares muy extraños, como la orina que marca la parte superior del refrigerador, encima de la cual hay una rejilla de ventilación en un bloque donde viven otros gatos.

También te puede interesar: ¿Es bueno dormir con un gato?

¿Es suficiente un rascador para un gato?

Definitivamente no. Si hacemos un mapa de los lugares donde está nuestro gato en casa, enseguida veremos que debe haber al menos unos cuantos rascadores. Para los gatos, rascarse es un comportamiento natural que no se puede «desaprender». Sin embargo, podemos redirigirlos a lugares que nos serán menos dañinos. Al mismo tiempo, deje que los gatos satisfagan sus necesidades internas, relájese en aras de una obligación bien cumplida de marcar el territorio. Cabe recordar que esto es un gran alivio para el gato, dando una sensación de seguridad. Si hay más de un gato en la casa, más vale la pena cuidar la posibilidad de realizar este ritual en más lugares, e incluso colocar varios uno al lado del otro.

¿Cómo animar al gato perezoso a rascarse?

Cuando nuestro gato no quiere utilizar el rascador que le hemos regalado, tenemos que valorar si cumple las condiciones de un buen rascador, es decir:

  • Estabilidad: El rascador, que puede volcarse en cualquier momento o balancearse al rascarse, no será utilizado por un gato voluntariamente
  • Textura: Cartón, moqueta; cada gato puede preferir una superficie diferente
  • Forma y disposición: Vertical (postes, tubos, planos, por ejemplo, en forma de una alfombra pegada a la pared), horizontal (principalmente cartón plano).

Por ello, merece la pena hacerse con varios tipos de rascadores con diferente textura y encontrar el que mejor se adapte a nuestro zurrón. Los rascadores para gatos no son para toda la vida, ya que tarde o temprano se destruirán. Sin embargo, no vale la pena ahorrar en un rascador de buena calidad, teniendo en cuenta los posibles daños costosos en los muebles.

También puedes combinar el rascador con la posibilidad de trepar en forma de tubo alto (2 m) y ancho. Trepar es una de las actividades de los gatos muy poco valoradas en nuestros hogares, que los gatos necesitan como alimento o bebida.

¿Cómo enseñar a un gato a usar un rascador?

Rascarse es una actividad natural e innata para los gatos y, por lo general, no necesitan ser entrenados para hacerlo. El problema más común para los cuidadores es el propio sitio de rascado. Podemos animar al gato a utilizar el rascador dejándolo cerca o empapándolo suavemente con hierba gatera o valeriana (hierba líquida o seca). Otra forma es recoger una almohadilla de algodón con feromonas para gatos de la mejilla cuando el gato esté relajado y aplicar la feromona para gatos en el rascador. El gato, al sentir su olor cerca, no se alarmará por la aparición de un nuevo mueble.

¿Qué hacer para que el gato rasque el rascador y no los muebles?

Los gatos arañan nuestros sofás, sillones y somieres de madera con más frecuencia. A veces también es papel tapiz o puerta de entrada. Todos estos lugares se caracterizan principalmente por la estabilidad y luego por una textura agradable. Si queremos proteger nuestros muebles, podemos comprar fundas especiales para los laterales del sofá, que se pegan al propio mueble. Otra solución es colocar cerca del mueble a destruir un poste rascador que cumpla con todas las condiciones descritas anteriormente. Los muebles se pueden cubrir con una manta, papel aluminio o con cinta adhesiva de doble cara (a los gatos no les gusta que se les pegue algo en las almohadillas) y así evitar su destrucción. Luego, cuando el gato comience a usar el rascador adecuado, puedes ir moviéndolo gradualmente hacia su ubicación final, teniendo en cuenta, sin embargo, que puede ser el lugar específico donde se encuentra el mueble, le importa a un gato. Evitar que el gato rasque un mueble, sin redirigirlo al rascador correcto, puede no cambiar mucho, porque el gato simplemente encontrará otro lugar adecuado para él (y no para su tutor).

También te puede interesar: ¿Cómo proteger el sofá de tu gato?

Al proporcionarles a los gatos un lugar estable y de textura agradable para rascarse, reducimos significativamente el riesgo de dañar nuestros muebles favoritos y evitamos las marcas de orina. Los rascadores de buena calidad son siempre una buena inversión para todos los miembros del hogar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *