Saltar al contenido
Los gatos pueden comer fresas

Sin lugar a dudas, las fresas tienen una amplia variedad de beneficios para la salud de los seres humanos. Llenas de vitamina C, B9, potasio y manganeso, esta fruta diversa se puede utilizar en mermeladas, postres o encima de cereales. Pero, ¿Teniendo tantos beneficios también podemos dárselas a nuestras mascotas?. Hoy veremos sin en efecto, los gatos pueden comer fresas o no.

Debido a sus azúcares simples y su alta cantidad de fibra, las fresas no solo se promocionan como una excelente fuente vitaminas. Sino que es ideal para nivelar el azúcar en sangre y son recomendadas para mantener el corazón saludable. También se ha comprobado que ayuda a reducir la inflamación, proporcionar colesterol bueno y disminuir la presión arterial.

También te pueden interesar: ¿Los gatos pueden comer plátano?

¿Será que los gatos pueden comer fresas?

Con todos estos increíbles beneficios, ¡es posible que queramos compartir la riqueza con nuestros felinos!. Así que la respuesta a la pregunta de que si los gatos pueden comer fresas, es un definitivo No. Sin embargo, si nota que su gato no está interesado en las fresas que está comiendo, es por una buena razón.

Los gatos carecen de receptores gustativos para la dulzura, por lo que no se emocionarán demasiado con un dulce de ningún tipo, y mucho menos una fresa. Aunque los diabéticos consideran que las fresas son seguras para comer, los gatos no deben digerirlas con regularidad.

En pocas palabras, los gatos no digieren el azúcar de la misma manera que los humanos. Los gatos son carnívoros y tener demasiada azúcar en la dieta de un gato causará problemas digestivos o diabéticos con el tiempo. En última instancia, se recomienda no alimentar a los gatos con fresas en grandes cantidades, especialmente como reemplazo de la comida.

¿Cuál es la cantidad ideal de fresas para un gato?

Si su gato le da un mordisco curioso a esta fruta sin tu permiso, no te preocupes. Un pequeño mordisco no les hará daño. Las fresas no son tóxicas para los gatos.

Pero, si comen continuamente esta fruta llena de azúcar a lo largo del tiempo, puede provocar obesidad y síntomas de diabetes. Los gatos pueden digerir el azúcar de fresa en pequeñas cantidades, pero el aumento frecuente de sus niveles de azúcar en sangre causará estragos a largo plazo.

Esto es cierto para todos los alimentos azucarados, incluidos los cereales u otros tipos de frutas. Considere revisar el paquete cuando compre golosinas o comidas para gatos, ya que algunas pueden tener cantidades excesivas de azúcar y carbohidratos.

¿Pueden los gatos comer fruta?

Las frutas para gatos no son problemáticas, aunque la mayoría realmente no comen fruta en ninguna cantidad. Dado que de todos modos no van a comer grandes cantidades de fruta, el contenido de azúcar no es una preocupación importante.

Sin embargo, más allá del azúcar, hay otras cosas a tener en cuenta cuando se trata de frutas. Estas son frutas de las que definitivamente querrá mantenerse alejado de los gatos:

  • Cítricos: Todos los cítricos contienen algún nivel de ácido cítrico, que puede causar problemas en el sistema nervioso central en dosis suficientemente grandes. Además causa malestar estomacal en cantidades más pequeñas.
  • Uvas/Pasas/Grosellas.
  • Coco o aceite de coco.

La recomendación es darle a tu gasto comida saludable. No obstante, no puedes descartar los alimentos sin antes conocer la raza. Los cuidados alimenticios de los gatos son especiales y dependen de ello. Por ello, lo mejor es que investigues muy bien que alimentos le sirven o no.