es malo dormir con un gato

Dormir con gatos: ¿Buena o mala idea?

Nos encantan las mascotas, y cada vez más los gatos. A pesar de que peces, perros y pájaros son los animales de compañía más numerosos en España, el número de gatos se ha consolidado hasta rozar los 3,8 millones, según datos del INE recogidos por Statista. Los gatos son independientes, aseados, inteligentes, cazadores y emotivos, y aunque permanecen en nuestro hogar y conviven con nosotros durante casi todo el día, debemos hacernos una pregunta, que es común a todas las mascotas: ¿Es buena o mala idea dormir con gatos?

Aspectos positivos y negativos

Precisamente el carácter cariñoso de los felinos es el que hace que nuestra mascota se quiera subir a la cama de manera recurrente cada noche. A pesar de que la responsabilidad de dormir con nosotros no siempre es del gato: muchas personas se han acostumbrado a descansar junto a él todos los días y lo necesitan cerca al caer la noche como un estímulo para el sueño o, simplemente, por razones de emotividad. Por eso debes analizar si dormir con gatos es bueno o no para tu salud aunque la respuesta, como ocurre con casi todas las cosas de la vida, no es concluyente.

Actividad nocturna

Lo primero que tienes que recordar es que los gatos, como seres vivos, se mueven, tienen actividad nocturna, reaccionan ante determinados estímulos y, en definitiva, pueden perturbar nuestro sueño. Así que es necesario que pienses si te merece la pena tener a tu gato en la cama, incluso a costa de tu descanso. Debes tener en cuenta que los gatos son animales eminentemente nocturnos y que su actividad aumenta durante las horas de sueño, especialmente si se trata de una mascota inquieta. 

Beneficios emocionales

¿A pesar de todo has respondido que sí? Pues debes saber que esta cohabitación tiene un montón de beneficios de carácter emocional que incluso pueden ayudarte a relajarte al final del día. El primero de ellos es la sensación de arrope y de seguridad física que te aporta, que puede traducirse en una reducción de los niveles de estrés y de ansiedad que hayas podido acumular. El carácter meloso que tienen estos pequeños felinos en general no solo te ayudará a estrechar vuestros lazos emocionales sino que hará que él se muestre más cariñoso contigo. 

Además, hay muchos especialistas que recomiendan dormir con gatos como terapia para superar el insomnio: según esta tesis, el ronroneo felino genera unas vibraciones que repercuten de forma positiva en el sueño. Ni que decir tiene que el hecho de dormir con tu gato, especialmente durante los meses de invierno, te aportará una intensa calidez mientras duermes, que se complementará con los suaves movimientos que suelen realizar cuando se encuentran en una situación cómoda.

Alergias

Pero también tienes que tener en cuenta otras consideraciones no tan agradables. La primera y más importante está relacionada con las alergias: la mayoría de los gatos sueltan mucho pelo y con él viajan alérgenos que se pueden quedar adheridos a tu colchón. Así que si eres una persona especialmente sensible a los ácaros, al polvo, a la saliva, a la orina o a la caspa de los gatos, lo primero que debes hacer es comprar un colchón antiácaros y extremar las medidas de limpieza en tu habitación, especialmente pasar a menudo un aspirador potente que sea capaz de retirar la mayor cantidad de alérgenos. Te recomendamos mirar las opciones interesantes que ofrecen en https://www.hypnia.es. Además, intenta evitar las alfombras y las mantas, porque son un foco de acumulación de este tipo de residuos, y baña al gato y cepíllalo con frecuencia. Si a pesar de todo los problemas persisten, por doloroso que te resulte debes plantearte seriamente la posibilidad de dejar a tu gato fuera de tu habitación.

Acude al veterinario

Otro de los riesgos que tienen estas mascotas es, precisamente, una de sus virtudes: su carácter independiente. Aunque son animales domésticos, muchos gatos aprovechan cualquier descuido para abandonar la vivienda, especialmente en entornos rurales. Si tu mascota es de las curiosas y acostumbra a salir al exterior para relacionarse con otros animales, es mejor que redobles las precauciones porque puede llevar a casa parásitos o cualquier enfermedad. Para minimizar los riesgos e intentar dejar estos problemas en la puerta de tu vivienda lo mejor es que vigiles su limpieza, que visites regularmente al veterinario y que lleves un control exhaustivo de sus vacunas. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *