cómo ser adiestrador canino

El hombre que susurraba a los perros, o ¿cómo ser adiestrador canino?

El que más y el que menos, sobre todo si es amante de las mascotas, ha oído hablar de César Millán. Este hombre tan mediático fue la cara visible de una profesión que se conocía, pero que nunca había tenido tanta relevancia como la que tuvo gracias a sus programas: la del adiestrador canino.

Aunque no todo el mundo esté de acuerdo con su mentalidad y forma de actuar, lo cierto es que Millán hizo que más personas se interesaran por esta rama profesional. Sí, se puede y hasta se debe educar y adiestrar a los perros, sobre todo si pensamos en aquellos que ayudan a las fuerzas de la justicia o a las personas con ciertas discapacidades. Y sí, si tienes pasión por los animales y te gustaría saber cómo meter el pie en ese sector, lo tienes mucho más fácil de lo que podrías imaginar.

Quiero ser adiestrador canino, ¿por dónde empezar?

Huelga decir que, para poder ser adiestrador o educador canino, hace falta una formación que se suele encontrar siempre en propuestas de calidad como este curso adiestramiento canino. También resulta obvio aclarar que esta es una profesión que requiere mucha vocación. No se puede tratar con estos animales, y a veces exponerse a ciertos riesgos, si no se les tiene un cariño especial.

Pero, ¿qué más hace falta para ser un profesional en la materia? Vamos a ahondar en esta cuestión, a la vez que abordamos aspectos como las posibles salidas laborales de este tipo de profesionales y cómo, poco a poco, están ganando una importante relevancia en la sociedad moderna.

¿Cómo ser educador canino?

Para ser un educador canino profesional, no basta con tener mucho cariño por los animales y tratar de entenderlos, hay que certificar la experiencia y el conocimiento en la materia. Nadie se fiaría de dejar a alguien a quien quiere con un desconocido que no puede probar que es profesional. Así que fuera dudas, para ser educador canino necesitas un certificado profesional.

Para conseguirlo, es necesario pasar por una formación reglada. Más arriba hemos ofrecido una opción bastante fiable y conocida en este sector, pero puedes buscar otras alternativas si prefieres sondear qué más hay en este ámbito formativo.

Obviamente, la formación para ser educador o adiestrador canino no es algo breve. Se requieren varios meses con un enorme vuelco de conocimiento teórico y, también, muchas prácticas. Algunos centros especializados ofrecen incluso prácticas con otros profesionales ya establecidos para conocer mejor cómo funciona el día a día del adiestrador, cooperando con centros veterinarios o servicios totalmente especializados en la educación del perro.

Es un proceso similar al de cualquier otra formación que se pueda encontrar en cualquier sector. Requiere cierta vocación hacia el mundo animal, un proceso de formación que puede ser de uno o incluso de varios años, mucha práctica y, finalmente, la puesta a prueba en el competitivo mundo profesional de los adiestradores.

También te puede interesar: Funciones principales de un educador canino

Salidas profesionales en el sector

¿En qué puede trabajar un especialista en educación canina? Lo más habitual es que se centre en educar a los perros para solucionar problemas de conducta. No obstante, un adiestrador canino es capaz de entrenar a cualquier raza de perro para tareas muy específicas, lo que hace que tenga unas posibilidades de lo más interesantes de cara a ejercer profesionalmente.

Puede, por ejemplo, adiestrar a los canes para actividades concretas. Por ejemplo, formar a perros de búsqueda y rescate, a perros policía, perros especializados en cuerpos antidroga o, incluso a perros lázaro que ayuden a personas invidentes a hacer su vida algo más sencilla.

Asimismo, un adiestrador también puede preparar a los perros para diferentes deportes caninos, como pueden ser pruebas de habilidad y/o agilidad, obediencia y otras cosas menos habituales como el flyball o el mushing, que poco a poco se están popularizando.

Por último, pero no por ello menos importante, un adiestrador puede ofrecer servicios en la preparación de perros centrados en la protección. Todo animal que sirva para proteger una propiedad o incluso a una o varias personas necesita haber sido adiestrado previamente. Y, obviamente, ahí entra en juego el papel del educador canino.

El educador de perros gana relevancia poco a poco

Al educador de perros no le faltan opciones a la hora de trabajar. Al final, la corriente que elija para sus servicios depende, principalmente, de aquello que más le atraiga. Cada vez hay más familias con canes que pueden necesitar ayuda por un carácter demasiado revoltoso, miedoso o rebelde. En estos casos, la figura del adiestrador es absolutamente esencial.

Desde 2008 hasta 2020, el porcentaje de hogares en España con mascotas ha estado fluctuando entre el 20% y el 25%, aunque en los últimos años la cifra ha empezado a aumentar considerablemente. Hay una mayor concienciación por el cuidado y abandono de las mascotas y, además, las leyes cada vez las defienden más, haciendo que empiecen a ser una pieza esencial en la figura de la familia moderna. Los perros ya son uno más de la familia y, como cualquier persona, su educación es importante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *