por qué los perros vomitan después de comer

¿Por qué los perros vomitan después de comer?

¿Tu perro vomita después de comer? Si tu perro vomita después de comer, es realmente un motivo de preocupación. Puede ser una señal de problemas estomacales y más.

Empieza por responder a estas sencillas preguntas: ¿Has cambiado recientemente su alimentación? ¿Ha habido algún conflicto con otras mascotas por la comida? ¿Tu perro ha comido hierba antes?

Éstas son sólo algunas de las posibles razones por las que el estómago de tu perro se revuelve después de comer. A continuación te explicamos por qué ocurre esto y si debes acudir a tu veterinario o no.

Cambiar a un nuevo alimento

Un cambio repentino en la dieta puede provocar problemas digestivos. Por ejemplo, una transición repentina a un nuevo tipo de dieta (por ejemplo, de seca a húmeda) o a dietas de otro fabricante puede causar que “irrite” el estómago de tu pero. Por eso es importante que la transición de tu perro a un nuevo alimento sea lenta, durante 7 a 10 días. Por favor consulte con su veterinario antes de decidir cambiar de alimento. Si sigues viendo signos de que tu perro está vomitando y tiene otros signos de indigestión, debes llevarlo al veterinario lo antes posible. Puede tener una alergia alimentaria, una intolerancia alimentaria o una enfermedad más grave (cuerpo extraño en el estómago, enfermedad sistémica, etc.).

También te puede interesar: ¿Cuáles son las enfermedades más comunes en un perro?

El perro está nervioso y come demasiado rápido

Si bien muchos dueños de mascotas creen que los vómitos después de comer en los perros son causados ​​por sensibilidades a los alimentos (alergias a los alimentos, etc.), no siempre es así. Los vómitos pueden ser causados ​​por ansiedad o miedo. ¿Tus perros tienen conflictos alimentarios? Estar en territorio «extranjero» puede obligarlos a comer más rápido, lo que provoca que demasiada comida termine en el estómago y que se trague menos saliva junto con la comida, lo que desempeña un importante papel de amortiguación. Al igual que con los humanos, la ansiedad y el estrés pueden hacer que un perro sienta náuseas y aumenten los niveles de ácido estomacal.

Cuando un perro come demasiado rápido, no tiene tiempo para masticar correctamente trozos grandes o croquetas. También traga una cantidad significativa de aire. Todo esto puede provocar eructos o vómitos. Si es posible, se recomienda alimentar a los perros más «experimentados» en un área apartada, separados de otros animales. Empieza con raciones pequeñas y en cuanto veas que el perro se ha calmado, ve aumentando su tamaño poco a poco hasta que el perro vuelva a recibir su ración habitual.

Es posible que la comida «no quede en el estómago» del perro, incluso si está nervioso y preocupado por alguna otra razón. ¿Ha cambiado algo en tu casa que pueda interrumpir la rutina diaria de tu perro? ¿Se ha mudado recientemente o ha cambiado su horario de trabajo? Tales cambios pueden causar ansiedad en el perro y, como resultado, problemas con el sistema digestivo. Si tiene alguna razón para creer que estos cambios están causando que su perro se sienta enfermo, asegúrese de mostrarle su afecto. Elógielo, acarícielo, juegue con él y convénzalo de que todo está en orden. Poco a poco, con el tiempo, se acostumbrará a los cambios y todo volverá a ser como antes. Todavía es importante vigilar cómo come su perro para asegurarse de que no haya problemas mayores; si vomita más de una vez cada pocas semanas, consulte a su veterinario.

Perro ama el sabor de la comida

El perro puede comer demasiado rápido no solo por estrés, sino también porque le gusta el sabor de la comida. Por supuesto, no hay nada de malo en el hecho de que le encanta la comida, pero debes asegurarte de que el perro reciba solo la comida que pueda digerir.

Una forma de remediar la situación en este caso es alimentar al perro en pequeñas porciones hasta que estés seguro de que empezó a comer un poco más despacio. Otra opción es repartir la ración de comida en un plato grande y llano o en una bandeja o placa de horno. Esto la obligará a buscar más tiempo y comer cada pieza individualmente, reduciendo la probabilidad de vomitar después de comer. También hay juguetes de rompecabezas especiales para perros que los hacen trabajar duro para conseguir comida. Este es un buen ejercicio para la mascota y una forma de hacer que coma más lentamente. Pero en este caso, debes asegurarte cuidadosamente de que el perro siga comiendo toda la cantidad diaria recomendada, y este nuevo y complejo sistema de alimentación no lleve al animal al hambre y la frustración.

El perro recientemente comió hierba

Mientras que la mayoría de los perros comen hierba sin efectos nocivos, los animales que tienen problemas de salud pueden comer hierba induciéndose deliberadamente a vomitar y regurgitar el contenido del estómago para aliviar la sensación de náuseas y la posible causa de la afección. Después de que el perro vomite hierba y comida, debería sentirse mejor, y si se trata de una simple irritación de las paredes del estómago, la mayoría de las veces no se requiere atención veterinaria adicional. Solo recuerde proporcionarle a su perro suficiente agua, asegúrese de que no vomite nuevamente y vigile de cerca su estado general.

Si el vómito que se produjo después de que el perro comiera la hierba y la comida no se detiene, debe llevarlo a la clínica veterinaria para recibir primeros auxilios lo antes posible, ya que estos pueden ser síntomas de una enfermedad grave. Puede ser tanto una enfermedad infecciosa como sistémica, e incluso ser un signo de la presencia de un cuerpo extraño o incluso un vólvulo gástrico. Cualquiera sea la causa del vómito, se requerirá ayuda calificada para mejorar la condición.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *