Los perros pueden comer uvas

Como los perros son omnívoros algunas personas tienen la falsa creencia que pueden consumir cualquier clase de producto, sin embargo, esto no es correcto. Ya que existen algunos alimentos que pueden ocasionarle serios problemas a su salud. A continuación te hablaremos un poco sobre las uvas y si es adecuado ofrecerle esta fruta a nuestra mascota.

También te puede interesar: Libro «Cocina sana para tu perro»

¿Qué son las uvas?

La uva es una fruta pequeña con forma redondeada, cuyo crecimiento ocurre en racimos, estas nacen de la planta trepadora Vid que pertenece a la familia de las vitáceas. La pulpa de la uva es dulce y su color exterior puede ser rojo, verde, negro, morado, amarillo, rosado y purpura.

Esta fruta se come en su estado natural, sin embargo también puede ser consumida procesadas, como mermeladas, jugos o vinos, y deshidratadas o secas, a las cuales se les denominan uvas pasas.

¿Cuáles son las propiedades de las uvas?

Las uvas tienen una importante cantidad de nutrientes y minerales que son muy útiles para el funcionamiento adecuado del organismo del ser humano, contienen hidratos de carbono, fibra, vitamina C, potasio, selenio, cobre, hierro, magnesio y vitaminas del grupo B.

Dentro de su composición, las uvas tienen un alto valor calórico y son una buena fuente de antioxidantes como la antocianina, el resveratrol y la quercitina, además tienen propiedades antiinflamatorias y antimicrobianas, todo esto hace que su ingesta sea recomendado para las personas en general, pero no así para los perros ya que su consumo resulta toxico para su organismo.

¿Los perros pueden comer uvas?

NO. Como ya mencionamos, las uvas son una buena fuente de nutrientes para el ser humano, sin embargo, en el caso de los perros su ingesta es perjudicial y realmente dañina, produciendo en muchos casos un incremento notable del nitrógeno ureico en la sangre, así como, de la los niveles de creatinina, ocasionándole al animal una posible insuficiencia renal, y en algunos casos, problemas digestivos.

¿Qué sucede cuando un perro consume uvas?

Aun no se conoce con exactitud qué es lo que causa que las uvas resulten toxicas para los perros, lo que sí se sabe, son los diferentes síntomas que se manifiestan una vez que la mascota las ha ingerido. Estas señales comienzan su aparición pocas horas después de su consumo, y las mismas, dependerán de la cantidad de uvas que haya comido.

Entre los síntomas más comunes que puede manifestar un perro al comer uvas están los vómitos, la diarrea, la falta de apetito, el dolor abdominal, cansancio, lentitud en sus movimientos o letargo, restos de uvas, tanto en las heces como en el vómito, dificultad para respirar, jadeo intenso y sed excesiva o polidipsia.

¿Qué hacer si mi perro come uvas?

Si por error tu perro ha consumido uvas es importante que averigües la cantidad que ha ingerido, ya que mientras mayor sea esta, las probabilidades de una intoxicación aumentan. Una de las primeras cosas es prestar atención al comportamiento del perro.

Si observas la aparición de algún síntoma fuera de lo habitual, deberás llevarlo a un veterinario para que lo examine y verifique su estado general de salud.