Los perros pueden comer miel

La miel para perros

La miel es reconocida como un alimento auténtico de botiquín. Ideal para endulzar comidas de una forma sana.

En muchos países, la miel es un producto medicinal y se utiliza como tal para tratar una larga lista de dolencias.

Lógicamente, no tiene nada que ver la miel comprada en supermercados. Miel elaborada al por mayor y tratada para que sea transparente y homogénea. Todo lo contrario, es la miel artesanal que mantiene todas sus propiedades.

El polen, la miel, la cera, el propóleo y la jalea real poseen propiedades interesantes para la salud. Aquí en nuestro artículo, nos vamos a concentrar en lo que puede aportar la miel a un perro.

También te puede interesar: ¿Los perros pueden comer queso?

Propiedades de la miel para un perro

Lo primero a destacar de la miel, es un tónico para el corazón del perro y fuente de energía para los perros mayores.

La miel contiene las vitaminas A, B, C y D.

La miel abre el apetito por lo que es ideal para perros convalecientes y cachorros débiles.

Otra propiedad es su efecto relajante ayudando en estados anémicos.

También previene las caries y la gingivitis por su poder antiséptico, reconocido como antimicrobiano desde la Antigüedad.

Más propiedades, la miel tiene un capacidad diurética ayudando a eliminar patógenos a través de la orina.

También ayuda a bajar la fiebre.

Otra gran propiedad, es la gran capacidad cicatrizante. Ideal, por ejemplo, la aplicación de la miel en llagas y heridas complicadas.

Como ves, no paramos con las propiedades. La miel es una providencia de la naturaleza.

Seguimos, la miel es un antioxidante potente, ideal para la prevención del cáncer y procesos de envejecimiento prematuro.

Por último, en caso de flemas, la miel al tener efectos expectorantes, le puedes dar a tu perro una pequeña cucharadita. También, se la puedes dar en caso de tos en pequeña cantidad.

¿La miel es mala para el perro?

Como te puedes imaginar, al ser dulce, lo primero que piensas que la miel es mal para los perros.

Por supuesto, abusar de ella puede ser consecuente para la aparición de la diabetes. Pero tampoco, para tomarlo a pecho.

Lo que tienes que hacer, es controlar las cantidades y no será lo mismo los efectos de una cucharadita para un pequeño perro que uno grande.

Eso si, recuerda lo que comentamos a principios del artículo, tiene que ser miel artesana. Evita por favor esas mieles de consumo masivo.

¿Cómo dar la miel a un perro?

La verdad que no hay una forma concreta de dar miel al perro.

Lo más sencillo, es darlo en una cucharita.

También lo puedes mezclar con su agua o comida.

Crear un efecto sorpresa en los sabores con el toque dulce de la miel .

Otras ideas, es huntar la miel en pan.

Un perro a igual que una persona es un mundo. Cada uno tendrá sus preferencias y costumbres.

¡Ahora empieza el juego! ¡Busca la mejor forma de dar la miel a tu amigo peludo!

Ante cualquier duda, consulta con tu veterinario de confianza, quien te dará todas las pautas para un buena alimentación del perro.