los gatos pueden comer lechuga

¿Los gatos pueden comer lechuga?

Aunque los gatos sean carnívoros y reciban la mayoría de nutrientes necesarios en la carne y grasas de animales, es posible que tu gato se sienta atraído por ciertas verduras. La lechuga es una de estas, es una gran fuente de agua y es ideal para aquellos gatos con problemas de diabetes o sobrepeso. Sin embargo, antes de ofrecerla a tu felino, es importante que conozcas cómo darles lechuga a los gatos, los riesgos, beneficios y demás información que veremos en este artículo.

¿Se les puede dar lechuga a los gatos?

Si, los gatos pueden comer lechuga, pero no como nosotros, es decir, en grandes cantidades ni muy seguida. Y es que, como sabemos, los gatos son animales carnívoros, por lo que su dieta se rige mayormente en carne de animales, donde obtienen las vitaminas y minerales que necesitan. Aunque, puedes dar lechuga a tu gato como golosina de vez en cuando, teniendo en cuenta que no deberá ser nutriente básico en la dieta de tu felino.

No es necesario integrar la lechuga en la dieta de tu gato, puesto que la lechuga les aporta poco valor nutricional, de tal manera que no dependen de la misma. Tampoco es recomendable abusar de esta, ya que podría provocar a nuestro gato una seria deficiencia de nutrientes y otros problemas de salud. Esto no quiere decir que sea tóxica, tu gato si puede comer lechuga, solo que se le debe dar de vez en cuando y que no sustituye ninguna comida. Los gatitos bebés también pueden consumir lechuga, esta no les causará daño alguno.

Beneficios de la lechuga para gatos

Existen diferentes tipos de lechuga, por lo que podría variar considerablemente el aporte nutricional que reciba tu gato con su consumo. A continuación te diremos algunos de los beneficios de la lechuga para gatos:

·         Aporta vitaminas y minerales

Dependiendo de la lechuga que escojas en la tienda, esta podría contener folato, calcio, vitamina K, Vitamina C y potasio. Todas estas vitaminas y minerales son ideales para la buena salud de tu gato.

·         Ayuda a la hidratación

Los gatos no son de beber mucha agua, pero teniendo en cuenta que la alimentación que le damos es seca, es posible que necesite un poco más de hidratación. En este caso, la lechuga es una buena fuente de hidratación, podrías darle algunas hojas limpias y frescas. Debes seguir proporcionándole agua a tu gato con normalidad.

·         Satisface la necesidad de comer verduras

Seguramente has visto que a tu gato le gusta masticar tus plantas, aunque no te guste, es un comportamiento normal en los gatos. Ofrecer lechuga de vez en cuando a tu gato, ayudará a que satisfaga esta necesidad y que no salgan perjudicadas tus plantas.

·         Ideal para los gatos con sobrepeso

Los gatos con sobrepeso quieren estar comiendo a cada rato, pero en vez de ofrecerle algún bocadillo, mejor ofréceles lechuga. Esta verdura le ayudará a bajar de peso, sentirse lleno por su gran contenido en fibra y lo mantendrá hidratado.

Contradicciones de la lechuga para gatos

Sabemos que todo en exceso es malo, por lo que ofrecerles lechuga constantemente a nuestros gatos puede conducirlos a ciertos riesgos, estos son algunos:

·         Diarrea y deshidratación

El sistema digestivo del gato no está preparado para los alimentos acuosos, y como ya sabemos, la lechuga es un alimento rico en agua. Cuando nuestro gato come mucha lechuga hace que este desarrolle diarrea, lo que a su vez genera deshidratación. Es por ello que debemos solo ofrecer trocitos de vez en cuando de esta verdura a nuestros gatos.

·         Plaguicida

Las frutas, verduras y hortalizas contienen pesticidas y otros productos químicos, estos son de alto riesgo para nosotros y nuestra mascota. Por ello debemos lavar muy bien la lechuga antes de ofrecerle a nuestro gato. 

·         Intoxicación por vitamina A

La lechuga es rica en vitamina A, para los gatos esta vitamina es indispensable para el sistema inmunológico y para prevenir el cáncer. Sin embargo, es posible que debido a un consumo excesivo de lechuga el gato pueda presentar intoxicación por vitamina A. Aunque no lo parezca, es bastante grave y se tiene que acudir a un veterinario urgente.

¿Cómo dar lechuga a un gato?

Como vimos anteriormente, un exceso de lechuga o una mala preparación, puede llegar a ser perjudicial para la salud de tu gato. Pero entonces ¿Cómo dar lechuga a un gato?, a continuación te daremos los consejos para dar lechuga a un gato.

·         Cantidad

La cantidad de lechuga que debes ofrecerle a tu gato es mínima, con una hoja pequeña será más que suficiente para aproximadamente una semana o más. Debes picar está en cuadrados medianos de tal forma que pueda agarrarlos con su boca, quizás solo coma uno o dos.

·         Frecuencia

Lo ideal es ofrecerles unos pequeños trozos de lechuga una vez por semana, con esto bastará.

·         Preparación

Lo primero que debes hacer es escoger una lechuga bien fresca y quitar una hoja, lavarla muy bien y picarla en cuadros. Evitar picarla en tiras, ya que puede adherirse en la parte posterior de la garganta del gato y asfixiarlo. También podrías ofrecer un trozo de hoja entera, dependerá de cómo le guste a tu gato.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *