cuidados de un hámster

Cuidados que debe recibir un hámster para que sea feliz en casa

Criar un hámster no es tan fácil como parece. Aunque son animales encantadores, hay que tener en cuenta su alimentación, estilo de vida e higiene para que este pequeño roedor viva feliz en el hogar que haya decidido acogerlo.

Los hámsters pertenecen al grupo de los roedores y cómo son tremendamente adorables, son muchas las familias las que deciden darles un hogar. Por su tamaño, este animal es considerado una mascota ideal para los pequeños de la casa. 

Mantenimiento básico de un hámster: hábitat, alimentación, higiene y cuidados médicos

Cuando le presentamos a un niño pequeño su primera mascota, es importante que entienda que el animal no es un juguete. Un hámster requiere de unos ciertos cuidados, atención y amor, como cualquier otro ser vivo. Por esta razón, es importante involucrar a un adulto cuando se trata de la primera mascota de un niño, ya que una supervisión más cercana puede servir para hacerles entender mejor cómo atenderlo y darle los mejores cuidados.

Alojamiento

Los hámsteres son grandes artistas del escape, por lo que su hábitat debe ser seguro. Pueden huir a través de agujeros sorprendentemente pequeños, por esta razón, se venden jaulas para hámsters con túneles y pasadizos incorporados. Sin embargo, los acuarios de vidrio también son una alternativa muy popular como alojamiento para estos animales.

Para dentro de la jaula se pueden elegir diferentes opciones de sustratos; una de las más comunes es la hierba seca, que tiene la ventaja de facilitar la limpieza. Otra elección es agregar virutas de madera, aunque debido a que no disimula tan bien los olores, se debe cambiar con más frecuencia.

¡Aprende más!  ¿Los hámsters pueden comer guayaba?

Por otro lado, la jaula para un hámster debe ser lo suficientemente espaciosa como para que pueda hacer ejercicio, descansar, comer y hacer sus necesidades. En lo que respecta al esparcimiento, entre algunos de los entretenimientos de estos animales, se encuentra subirse a una rueda que le permite correr todo lo que quiera.

También necesitan un refugio para descansar en un espacio designado. Puede ser de madera o, simplemente, una zona cómoda y bien habilitada donde pueda dormir o guarecerse cuando quiera.

Lo mejor es tener un hámster por jaula, sin embargo, una hembra en celo puede vivir con otros hámsteres si la intención del cuidador es que se reproduzcan. Son criaturas nocturnas que prefieren estar activas durante la noche. Debido a esto, dormirán durante todo el día y, por lo general, permanecerán despiertos por la noche.

Lo ideal es colocar la jaula en una zona de la casa que sea fresca, sin temperaturas muy frías, para evitar que el hámster entre en hibernación, algo que puede provocarle anorexia e hipoactividad. Por esta razón, su hábitat debe establecerse en lugares sin temperaturas extremas, lejos de las corrientes de aire.

También te puede interesar: ¿Por qué los hámsters muerden la jaula?

Alimentación

La alimentación de un hámster se basa en granos o semillas que se venden en paquetes ya preparados por diferentes marcas. Estos alimentos se pueden complementar con frutas, como la manzana, o verduras como la zanahoria, la lechuga o el calabacín. Teniendo en cuenta su tamaño, hay que evitar sobrealimentarlo (como son tan pequeños, con una cucharada grande de granos y semillas bastará). Las verduras deben cortarse en pequeños trozos para que pueda masticarlas y digerirlas fácilmente.

¡Aprende más!  ¿Cuál es el roedor más cariñoso?

En su hábitat natural, estos animales también se alimentarían de insectos pequeños, pero en casa, con una alimentación a base de verduras y semillas, obtendrán los nutrientes que necesitan para vivir.

En lo que respecta a la hidratación, los bebederos con goteros son los más apropiados para su jaula. Aunque son pequeños, son lo bastante inteligentes como para saber utilizarlos, de esta forma no se producirá un malgasto de agua ni el suelo de la jaula se mojará.

Higiene

Como hemos comentado anteriormente, es necesario que el suelo de la jaula esté cubierto por un sustrato especial para hámsteres, con el objetivo de que su hábitat pueda limpiarse de forma sencilla y que no produzca polvo.

Lo ideal es que la base de sustrato sea, como máximo, de 5 cm, para que los residuos no queden pegados ni produzcan mucho olor, y para que el suelo sea blando y cómodo para el hámster. Los desechos deben limpiarse a diario, para que sus patitas no se lesionen por la suciedad acumulada y para una higiene óptima.

Otros cuidados

A estos pequeños animalitos les encanta jugar y hacer ejercicio, ya que son muy activos y no se aburren fácilmente, sin embargo, lo más recomendable es comprarle algunos juegos e instalárselos en su jaula para que siempre estén entretenidos. En las tiendas especializadas venden jaulas con toboganes y túneles ya incorporados, aunque se pueden comprar aparte para ponerlos en la jaula donde vivan.

La rueda giratoria tampoco puede faltar en la zona de entretenimiento de un hámster, de forma que pueda correr tanto como quiera sin tener que salir de su hábitat.  Siguiendo los cuidados de higiene y alimentación adecuados, un hámster vivir cómodamente en cualquier hogar, excepto por enfermedades que puedan sufrir y que escapen al control del cuidador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.