refuerzo positivo para perros con salchichas cocidas

Refuerzo positivo para perros con salchichas cocidas

En los métodos educativos hacia los animales, el refuerzo positivo y negativo está considerado como realmente efectivo. Es un método de criar perros educados y obedientes que, afortunadamente, ha ido implementándose con el tiempo, dando de lado la educación a partir de castigos físicos

El refuerzo positivo va a permitir que el animal repita una determinada conducta porque se le premia con algo que para el perro es agradable. El premio no tiene por qué ser siempre un alimento, aunque usar salchichas cocidas tienen un gran efecto en este sentido. También puede ser su juguete, palabras en tono amistoso, un paseo, una caricia, un rato de juegos… Si esta acción se repite, con toda seguridad el perro adoptará esa conducta buscando la recompensa.

El refuerzo negativo es el otro sistema usado habitualmente para educar a un perro y, aunque también es un sistema que estimula la repetición de una determinada conducta, en este caso se trata de eliminar algo incómodo o desagradable para el perro para lograr ese estímulo final de obediencia. Los dos son buenas fórmulas de enseñanza canina, y eliminan el comúnmente utilizado castigo físico, que es, como cabe imaginar, aplicar correctivos para reforzar un comportamiento.

El refuerzo positivo con alimentos sanos

Sin lugar a dudas, los premios que conllevan alimentos sabrosos son los más utilizados, los más demandados por el propio animal y, también, los que más efectividad tienen. En este sentido, hay que vigilar y no ofrecer productos hipercalóricos que puedan dañar, por abuso en su ingesta, al organismo del animal.

Es bastante habitual ofrecer las galletitas para perros y otros productos industriales que son de poca calidad alimenticia. Es importante que el premio, además de que el animal pueda disfrutarlo, que le guste su sabor, sea un alimento nutritivo y saludable,como pueden ser las salchichas cocidas. Se trata de un alimento muy consumido por las personas que se presenta como una delicatessen para estos compañeros inseparables.

Las salchichas cocidas, ya sean del tipo Frankfurt, Frankie o Frankfurter que se ofrecen en ecommerce especializadas en este producto alimenticio, como es salichichero.com, serán el regalo perfecto para ir educando con premios a estos amigos que, para muchos, son parte inherente a la propia familia.

En cualquier caso, y aunque se recomiende el consumo de salchichas cocidas, estas no deben formar parte o constituir la única fuente de alimentación. Los premios destinados a corregir o guiar su comportamiento deben se ofrecidos de forma puntual para que el animal no se acostumbre y valore más el esfuerzo que se realiza. La alimentación, como cabe suponer, debe ser equilibrada y proporcional a la edad, raza y tamaño del can.

También te puede interesar: ¿Cómo ser el mejor entrenador de perros?

Otros premios alimenticios recomendados

Además de las deliciosas salchichas cocidas, hay otros premios caseros y sanos que también se recomiendan. Valga como ejemplo trozos de fruta o alguna verdura, como las zanahorias. Las salchichas cocidas pueden ofrecerse, dada su efectividad, mezclada con otro tipo de alimentos que hagan las delicias de estos animales. Un plato en el que se incluyan sardinas o pollo, por ejemplo, será un acierto.

Así mismo, a estos alimentos naturales, cocinados en casa o directamente sacados del huerto, se les puede acompañar con parte de su alimento seco habitual, el pienso en el formato que se le quiera acostumbrar o la comida húmeda que también sea de su agrado.

Se recomienda, por otro lado, y sin olvidar su premio favorito de las salchichas cocidas, recurrir a los multifuncionales, snacks dentales que, además de apoyar el refuerzo positivo, también le estará cuidando su dentadura e higiene bucal.

En definitiva, lo que se pretende es que el animal tenga una dieta sana, equilibrada, pero que, además, la disfrute comiendo y sea feliz. En este sentido, es muy importante que no contengan aditivos, como son los demasiado habituales colorantes, antioxidantes artificiales, conservantes o saborizantes.

Y, por supuesto, cualquier alimento que se le ofrezca deberá ir acompañado de palabras en tonos amables y cariñosos, caricias y juegos. El animal debe saber diferenciar cuándo es un premio según la actitud de su dueño, para no confundirlo con la comida habitual. Deberá hacerse una pequeña fiesta entre alabanzas y bromas. La combinación de un premio comestible y el psicológico logran un refuerzo más profundo y duradero, más efectivo, en cualquier caso. Recordemos que uno de los principales y constantes requerimientos de una mascota es la atención de su dueño.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *