convivencia perros y niños

Cuando perros y niños empiezan a convivir

Muchos padres ceden a las demandas de sus hijos y optan por adoptar un perro. Sin embargo, tener un perro es una gran responsabilidad, así que aprendamos desde pequeño a cuidar y quererlos. Como padres tendrán que ayudar a una buena convivencia entre perros y niños.

En este artículo, te queremos hacer entender la importancia de enseñar a un niño a cuidar a su gran amigo peludo con todas las ventajas que le puede aportar.

Beneficios de los perros para los niños

Tener uno o varios perros en casa es una gran idea para aliviar el estrés y la tensión del día a día. Los animales tienden a unir y fortalecer el espíritu familiar.

Para los niños, tener un perro también es una oportunidad de aprendizaje. El cuidado de animales pequeños es una excelente manera de desarrollar las habilidades emocionales y sociales de tu hijo. Hay interacción diaria entre él y su perro. Los animales suelen ser compañeros de juegos y confidentes de los niños, y pueden buscar refugio en momentos difíciles. De esta manera, pueden compartir momentos de ternura, consuelo y complicidad.

Además, los perros se expresan a través de respuestas como el pelaje, el sonido y el comportamiento. Ladrar, aullar y los movimientos corporales son formas de expresar emociones. Los niños deben aprender a decodificar este lenguaje no verbal para comprender las necesidades de su gran amigo peludo y comprender sus límites. Este trabajo les permite comprender y respetar a los demás, una habilidad esencial en la vida social.

Es muy habitual que los perros también pueden expresar gratitud por sus pequeños dueños. Como resultado, el niño se siente apreciado y valorado, lo que ayuda a desarrollar la confianza en sí mismo. Los perros son niños cariñosos y reconfortantes en muchas ocasiones. Pueden ayudarlos a sentirse menos solos y hacerlos sonreír cuando están tristes.

Así puedes enseñar a tu hijo a cuidar de su mascota

Dependiendo de tu disponibilidad y tu interés por los canes, puedes ofrecerle a tu hijo diferentes opciones. Tómate el tiempo necesario para explicarle que cada criatura tiene necesidades específicas y que algunas requieren más atención que otras.

Tendrás que transmitirle la importancia del cuidado, el aseo, la alimentación y el entretenimiento de su nuevo compañero. Dependiendo de la edad de tu hijo, esto puede ser tan simple como cepillarle los dientes al perro, alimentar al animal una vez al día o jugar con él durante 20 minutos.

Es importante enseñar disciplina, consistencia y responsabilidad de una manera divertida. Los perros no son juguetes. Son criaturas emocionales con necesidades importantes que deben ser satisfechas. En definitiva, el compromiso del niño con el perro deberá ser siempre constante independientemente de su estado de ánimo y disponibilidad. El bienestar del perro dependerá siempre del cuidado de sus dueños.

Tenemos que hacer entender al niño que no se puede pegar, ni maltratar al perro ya que son seres vivos y es un miembro más de la familia. Por eso, el concepto de perros y familia tiene que quedar muy claro a la hora de recibir al perro en casa.

Por supuesto, como adulto siempre eres totalmente responsable de la salud de esa mascota, pero el niño debe comprender la importancia de su papel. Pasar tiempo con él durante este nuevo proceso de aprendizaje les ayudará a ser más independientes y responsables.

Debes ser un dueño de perro responsable

Si es posible, dale a tu hijo la oportunidad de elegir perros de refugios de animales antes de comprarlo. También así tu hijo entenderá la importancia de ayudar a perros abandonados.

Aprovecha esta oportunidad para explicarle que tener un animal es un compromiso a largo plazo. Por ejemplo, si te vas de vacaciones, tendrás que buscar un alojamiento especializado en el cuidado de animales si el animal no puede acompañarte.

Cuidar de los niños también significa brindarles los cuidados que necesitan en caso de accidente o enfermedad. Para mantener saludable a tu mascota, visita a tu veterinario regularmente y asegurate de que sus vacunas estén al día.

Las mascotas son una gran compañía para los niños, pero no solo para ellos. Los ancianos y discapacitados también sienten los beneficios de su presencia. Además, un perro puede tener un gran papel como terapia para tu hijo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.