Qué comen los jerbos

¿Qué comen los jerbos?

Los jerbos y su alimentación

Cuando pensamos en mascotas lo primero que se nos viene a la mente son animales como el perro, el gato o incluso algunas aves, sin embargo, cada día es más habitual observar a personas que adoptan especies exótica, o poco comunes, como los reptiles o los roedores, por ello a continuación te traemos un breve artículo sobre un simpático animalito y su alimentación, llamado “Jerbo”.

También te puede interesar: ¿Qué comen los hámsters?

¿Qué son los jerbos?

El jerbo es un pequeño roedor perteneciente a la familia de los “Múridos”. Esta especie es originaria del continente asiático y por lo general habitan en zonas desérticas y arenosas en donde acostumbran a cavar madrigueras para esconderse de sus depredadores naturales y protegerse de las altas temperaturas.

¿Cuáles son las características de los jerbos?

El Jerbo es un roedor que está emparentado con los ratones, las ratas y los hámsters, suelen alcanzar los 12 cm de longitud y su cola se puede extender hasta los 10 cm de largo. Su cabeza es pequeña, ovalada y sus ojos son oscuros y saltones. Poseen una patas trasera grandes y fuertes que les permite saltar y correr a gran velocidad. Su esperanza de vida es de 3 a 5 años y tienen una extraordinaria capacidad para reproducirse, llegando a tener hasta 10 crías en una sola camada.

Estos animalitos son muy sociables e inteligentes, razón por la cual, es muy buscado como mascota. Además, como todo roedor es muy curioso pero a la vez asustadizo e intranquilo, por lo que siempre está en movimiento y explorando el área en donde se encuentre, principalmente en busca de alimento.

¿Qué comen los jerbos?

Los jerbos son criaturas omnívoras, esto quiere decir, que pueden comer una amplia variedad de alimentos tanto de origen animal como vegetal, como por ejemplo, flores, hierbas, frutas, raíces, semillas, tubérculos, insectos, frutos secos y huevos de aves.

A estos roedores les fascinan comer semillas, así que le puedes preparar una mezclar de alpiste, avena, trigo, cebada, maíz, amaranto, girasol, semilla de calabaza, cacahuates, linaza y sésamo. Además de esto, también le puedes ofrecer frutos secos, como la almendra, el merey, la avellana, y la nuez.

En cuanto a las verduras, los jerbos pueden comer una gran variedad de ellas, como por ejemplo, la zanahoria, las espinacas, la lechuga, el calabacín, las acelgas, las vainitas, el apio, el berro, el pepino y en general, casi cualquier hortaliza o vegetal.

Por otro lado, las mejores frutas para la dieta de un jerbo son la manzana, la pera, la fresa, la uva, el durazno y el melocotón. Además de la comida ya mencionada, a estas simpáticas mascotas, se les puede dar de forma ocasional, pan, galleta, queso, arroz cocido y papa cocida.

Si bien es cierto que estos animales pueden vivir normalmente con una alimentación a base de semillas, frutas y verduras, también es importante ofrecerles, de vez en cuando, algunos insectos o pequeños invertebrados como los grillos y los tenebrios, que actualmente se pueden conseguir en las tiendas de mascotas.

¿Qué alimentos que no debería consumir un jerbo?

Aunque la dieta de un jerbo puede ser bastante amplia, existen algunos alimentos que no debería consumir, ya que pudiese ocasionarles problemas digestivos, entre ellos podemos mencionar los siguientes, la cebolla, el ruibarbo, la leche, el ajo, el tomate verde, las semillas de manzana, los frijoles crudos, los dulces, el chocolates, la berenjena, las naranjas, las mandarinas, los pescados y la carne cruda.

¿Cómo alimentar a un jerbo?

Para alimentar a estos inquietos roedores es importante utilizar un recipiente pesado y que este elaborado en un material duro, de esta forma no podrán voltearlo ni tampoco mordisquearlo.

Además de esto, es aconsejable alimentarlos una vez al día con la cantidad suficiente que pueden consumir durante ese periodo de tiempo. También es importante mantener el orden y la limpieza dentro del recinto en donde se encuentren los jerbos para de esta forma evitar contaminación y que desarrollen alguna enfermedad.

Por último, vale la pena destacar que, si bien es cierto estos animales viven de forma natural en ambientes desérticos con muy poco humedad, también lo es que necesitan agua para vivir, por ello, es aconsejable suministrarles el vital líquido por medio de un bebedero y cambiársela con regularidad.

Ante cualquier duda sobre la alimentación para jerbos, te invitamos a consultarlo con un veterinario especializado en roedores para garantizarle una vida sana y equilibrada.

close
🤞 ¡No te pierdas los próximos artículos!

¡No enviamos spam! Lee más en nuestra política de privacidad

A CONTINUACIÓN, POR FAVOR TIENES QUE CONFIRMAR LA SUSCRIPCIÓN EN TU EMAIL. ¡MUCHAS GRACIAS POR CONFIAR EN NOSOTROS!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *